sábado, 20 de abril de 2013

Habilidades para satisfacer al cliente y mantener una conducta ética. 

En la actualidad aparecen  cada vez mas empresas que ofrecen directamente servicio al cliente. Las cuales  muestran una constante preocupación por la calidad de sus servicios y el cuidado de sus clientes. De esto depende negocios, relaciones y el prestigio de las mismas. Para construir confianza y una buena reputación entre las personas que reciben estos servicios cada empresa debe ser muy cuidadosa en el proceso de selección de sus empleados. En ocasiones encontramos algunas compañías que disponen para cada uno de sus empleados de un periodo de entrenamiento antes de que estos comiencen a tratar con sus clientes. 



Si bien es importante ser selectivo a la hora de emplear a una persona  es de gran importancia la motivación que cada empresa le brinde a sus trabajadores. Una persona motivada será mas productiva y tendrá mayor desempeño en sus labores cotidianas. Reconocer el arduo trabajo, enaltecer los comentarios positivos que los clientes expresen de los trabajadores y  realzar los logros que les propicien a la compañía son algunas de las mejores maneras para lograr que los empleados se sientan satisfechos y felices con sus trabajos. 



Cuando vamos a trabajar con personas y debemos propiciar un buen servicio, es importante no olvidar que de una manera u otra todos hemos estado involucrados con este tipo de tarea. Ya sea desde una perspectiva u otra en algún momento de nuestra vida todos hemos sido clientes y algunos hemos trabajado ofreciéndoles soluciones y atención a los demás. Todo esto requiere de mucho carisma, ética,  comprensión, habilidad para entender lo que el cliente desea y para ofrecerles la solución correcta a sus problemas. 




Algo muy importantes a tener en cuenta en nuestra vida profesional y en la mayoría de las cosas que hacemos es que debemos conducirnos con ética. Una de las razones es que a medida que mantengamos una conducta ética en nuestro trabajo iremos alcanzando con mayor facilidad nuestras metas y  objetivos. Actuar de esta forma nos dará mayor prestigio y reconocimiento lo que permitirá que se nos abran las puertas indicadas y las que tanto hemos esperado. 

Existen muchas maneras de brindar un buen servicio a nuestros clientes y de ser competitivo sin dejar de ser ético. Por ejemplo, nunca mienta acerca de usted o del producto de su empresa, muéstrese siempre transparente. Haga todo prometió hacer, incluso mas, de lo mejor de usted y priorice a los clientes. Nunca olvide que somos lo que hacemos, la imagen profesional esta estrechamente ligada a la imagen personal y nuestro comportamiento dejara mucho que decir de nuestra personalidad. 



Como empleado de una empresa debe recordar siempre que que el cliente  debe sentirse satisfecho, que ayudarlo es  nuestra razón de trabajo y que en la mayoría de las ocasiones tenemos en nuestras manos las soluciones a sus problemas. Nunca olvide la Regla de Oro del Servicio al Cliente: trate siempre a las personas  como a usted le gustaría que lo tratasen. Póngase siempre en el lugar  de esa persona  y haga su trabajo lo mejor que pueda. 



Ahora bien, es importante aclarar que tratar con todo tipo de persona no resulta una tarea sencilla y fácil de realizar. Para ser efectivos en este trabajo se necesita paciencia, tolerancia y mucho profesionalismo. Todos cometemos errores, no somos perfectos y todos tenemos situaciones difíciles en nuestras vidas. Pero no culpe a las personas por esto, haga sentir al cliente de una manera especial y demuestre que le importa su trabajo. En nuestro país en muchas ocasiones nos enfrenamos a un mal servicio al cliente y esto no solo afecta a la población sino también a la economía y desarrollo del mismo. Un ejemplo de esto lo constituye el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que lamentosamente  aumenta cada día mas su ineficiencia y maltrato a los ciudadanos. En lo personal pienso que la falta de competencia y de preocupación son algunos de los factores que agudizan esta situación. 

Saber brindar un excelente servicio, aun cuando no se pueda solucionar el problema, escuchar al cliente y ayudarlo serán algunas de las estrategias para ganar su lealtad y satisfacción.

¿Ha trabajado alguna vez en servicio al cliente? ¿ Ha recibido alguna vez un servicio ineficiente? Si le ha sucedido comparta su experiencia conmigo.   

Aquí les dejo un vídeo para reflexionar sobre la importancia de los clientes y de realizar un excelente trabajo.   



Andrew J. DuBrin. (2008). Habilidades para satisfacer al cliente. Relaciones humanas (pp. 237-259). Como reforzar la conducta de ética. Relaciones humanas (pp. 260-280) México  Pearson Educación. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada